jueves, 20 de julio de 2006

Tobogán


Ayer Lunalú cumplió 2 años y 1 mes, y contando. A pesar del calor, de que todos los días va al "cole" como una campeona, y del ruido y de que juega (según los periódicos) en algunos de los parques más contaminados de España, Luna se lo pasa en grande en un tobogán. Y eso siempre es bonito verlo, al menos hasta que llegan otros niños y empiezan los problemas: uno se pone abajo y no deja que los demás se tiren, otro se queda arriba sin atreverse y se monta un follón en las escaleras, mientras otros tres bebés intentan subir y al final, ni para arriba ni para abajo, todos llorando y buscando a sus padres, que están demasiado ocupados mirándose entre ellos con recelo, a ver quién dice qué y cómo a cada niño.
Estas fotos fueron hechas antes de que ese lío ocurriera ( o no).
El hecho es que Lú ya se sube, amaga, vacila, se tira y se levanta ella sola. Lo cual siempre es un alivio para los padres quienes, poco a poco, van teniendo más tiempo para descansar y sentarse en un banquito a ver cómo sus retoños aprenden a relacionarse y a que cuando se caen tienen que levantarse. O se dedican a hacerles fotos, como uno que yo me sé.
En fin, que aunque tenemos este blog y a todos sus adeptos algo abandonados, Luna sigue bien, la vida sigue igual, y cada loco con su tema.
Y dentro de poco, ¡vacaciones!
Besos para todos

No hay comentarios: